Un océano limpio y sano, depende de todos

Se estima que 8 millones de toneladas de basura llegan a los mares todos los años, en su mayoría plástica.
Foto/Osmán Esquivel.

Entrega especial de Osmán Esquivel López, periodista. Panamá, el puente del mundo y corazón del universo, empezó a emerger del fondo oceánico hace unos 20 millones de años; en consecuencia unió para siempre el norte y el sur de América.

Es uno de los nueve países del continente que en sus costas recibe las aguas de dos océanos; uno de ellos es el más grande de la Tierra, el océano Pacífico, el cual ocupa la tercera parte del planeta y se extiende por 15 mil kilómetros (km) y alcanza los 200 millones 700 mil kilómetros cuadrados (km2), y el Atlántico con una extensión de 106 millones 4 mil km2.

El país limita al norte con el Mar Caribe, y se amplifica por mil 287.7 Km y al sur con el Pacífico, a lo largo de mil 700.6 Km; en donde se encuentran mil 518 islas (mil 23 en el Caribe y 495 en el Pacífico) las cuales son joyas turísticas, además alberga a los arrecifes más ricos de la región en término de diversidad y calidad de corales, con 69 especies de corales duros y 38 especies de corales blandos

Foto/Osman Esquivel

Un solo océano

Esta gran masa de agua cubre más del 70% del planeta. Es nuestra fuente de vida y el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra. Prueba de ello es que produce al menos el 50% del oxígeno del planeta. Pero el crecimiento demográfico a nivel mundial ha generado la destrucción de hábitats, contaminación de las aguas debido a la mala disposición de los desechos, la alteración de los manglares y la pesca excesiva ha provocado que las áreas marino costeras y la salud de los océanos estén vulnerables; de no hacer un alto nos aproximamos a un colapso nunca antes visto.

“La basura ocasiona estragos en el medio marino, afectando de diversas maneras la fauna marino costera, entre ellas: muchos animales del hábitat marino costero se ven desplazados de su hábitat natural, áreas de alimentación, crecimiento y reproducción, en donde ahora la basura está ocupando el espacio”, asegura la bióloga Betzaida Samudio.

Se estima que 8 millones de toneladas de basura llegan a los mares todos los años, en su mayoría plástica. Esto está afectando la salud de los océanos y su rol de sumidero de Dióxido de Carbono (CO2), el más importante para el Planeta, debido a que las algas que hacen parte de la fotosíntesis, han disminuido su capacidad de absorber carbono en un 30% lo que contribuye a acelerar el cambio climático.

Alerta

El crecimiento demográfico a nivel mundial ha generado la destrucción de hábitats, contaminación de las aguas debido a la mala disposición de los desechos. Foto/Osmán Esquivel

A pesar de las múltiples jornadas de concienciación, según un informe de 2019 elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se calculó que por año Panamá descarga al mar, a través del discurrir de las corrientes de los ríos y afluentes, un aproximado de 102 mil 229 toneladas de basura generada en las cuencas altas, medias y bajas. Datos del Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) dan cuenta que en los últimos años, solo en la provincia de Chiriquí se han recolectado junto a los voluntarios ambientales a aproximadamente 27 toneladas de desechos sólidos.

 

Mayormente, el panameño realiza acciones de limpieza de las playas durante el mes de octubre, en donde y “gracias al impacto de la pandemia se encuentra gran cantidad de mascarillas y muchos enseres de limpieza, además del sinnúmero de artículos plásticos, de línea blanca, envases de agroquímicos; te encuentras artículos que te dejan sorprendidos” señala María Morales, voluntaria ambiental

Accionar

Frente a este escenario el Estado Panameño ha logrado aprobar dos leyes de gran importancia ambiental en la gestión de residuos Foto/Osmán Esquivel

La humanidad poco a poco empieza a enrumbarse para lograr el cumplimento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Frente a este escenario el Estado Panameño ha logrado aprobar dos leyes de gran importancia ambiental en la gestión de residuos, la Ley 6 de 2018 que establece la gestión integrada de residuos sólidos en las instituciones públicas y la Ley 33 de 2018 que establece la política basura cero y su marco de acción para la gestión integral de residuos.

Otra de las alternativas implementadas ha sido las jornadas de restauración forestal, con las cuales se busca fortalecer la cobertura boscosa por manglares con las cuales se enfrenta las amenazas del cambio climático: adaptación y mitigación, con el objetivo de reducir, estabilizar, compensar y frenar el acelerado ritmo de degradación.

Un 80% de las especies marinas dependen de estos ecosistemas para subsistir, por lo que la destrucción de los manglares y otros hábitats costeros incide en la disminución de la pesca; las especies comerciales como el pargos, meros, cangrejos, camarones o langostas, y otros utilizan estos sistemas en su etapa juvenil.

Entrega especial de Osmán Esquivel López, periodista.